Tecnología para la agricultura

En los últimos años, la adopción de tecnologías digitales en la agricultura de precisión ha cambiado la forma en que los agricultores procesan los cultivos y gestionan los campos. No hace falta ser un experto para ver cómo la tecnología ha cambiado el concepto de la agricultura haciéndola más rentable, eficiente, segura y sencilla. Entre las demás tecnologías, los agricultores han elegido cinco que consideran las mejores.

Agricultura basada en el SIG

Desde que se localizan los campos, el software GIS se convierte en una herramienta increíblemente útil en términos de agricultura de precisión. Con los programas informáticos de SIG, los agricultores pueden cartografiar los cambios actuales y futuros de las precipitaciones, la temperatura, el rendimiento de los cultivos, la salud de las plantas, etc. Otra gran ventaja de la agricultura basada en el SIG es el uso de satélites y drones para recoger valiosos datos sobre la vegetación y otra información útil.

Datos obtenidos por satélite

Nunca ha sido tan fácil predecir los rendimientos y también controlar los campos en tiempo real vía satélite. Los sensores son capaces de proporcionar imágenes. La función del NDVI es detectar el contenido de vegetación, la cantidad de plantas marchitas y tener información sobre la salud general de las plantas. En segundo lugar, se utiliza el índice de contenido de clorofila del dosel (CCCI) para aplicar los nutrientes. El NDRE (Normalized Difference RedEdge) detecta el contenido de nitrógeno. Y, por último, el Índice de Vegetación Ajustado al Suelo Modificado (MSAVI) está diseñado para minimizar el impacto del suelo en las primeras etapas del desarrollo de las plantas.

Drones

Los agricultores tienen la posibilidad de definir la biomasa de los cultivos, la altura de las plantas, la presencia de malas hierbas y la saturación de agua en determinadas zonas del campo con gran precisión gracias a los drones. Estos drones proporcionan datos mejores y más precisos con una resolución muy alta en comparación con los satélites. Cuando se operan localmente, proporcionan información valiosa incluso más rápido que los exploradores. Los drones también se consideran una ayuda inigualable para el control de insectos; la invasión se evita aplicando insecticida en las zonas de riesgo con la ayuda de los drones, al tiempo que se reduce la probabilidad de una exposición directa que provoque una intoxicación química.